Capthta10304232101pirates_astros_basebal_1 La barrida se concretó: los Astros vencieron a los Piratas en la conclusión de la serie en el Parque Minute Maid por pizarra final de 7-2. Hoy apenas necesitaron 2 horas y 28 minutos para obtenerlo.

Ha sido un inicio de ensueño para Houston, quien arrancó la temporada a pasos acelerados; al tope de su División, con el segundo mejor bateo colectivo de la Liga Nacional (amaneciendo hoy domingo con .286), y un staff de lanzadores que muestra efectividad de 4.15, la quinta mejor de todas las Mayores. Pocos regulares del equipo, como por ejemplo los casos de Jason Lane y Preston WIlson, no están montados en el potro de los .300; y muchos, como Willy Taveras (.297), Brad Ausmus (.293) y Adam Everett (.295) están a muy pocos puntos de conseguirlo.

Precisamente dos de las piezas que mantienen al equipo en tan buena onda dijeron presente desde el inicio: Craig Biggio madrugó al abridor Paul Maholm con cuadrangular al left en el primer turno al bate para los siderales en el encuentro. El eterno camarero de los Astros lleva ya tres o más indiscutibles en cinco de los últimos seis partidos, concluyendo la tarde con cuatro hits en igual número de turnos, anotando dos rayitas.

Capthta10404232102pirates_astros_basebalLuego de sencillo por parte de Lance Berkman con 1 out, Morgan Ensberg (.403, actual líder de la Liga Nacional en bateo) dispara jonrón productor de dos anotaciones; su noveno de la temporada, a uno del récord de la franquicia para el mes de abril, compartido por Berkman y Jeff Bagwell.

Mientras Maholm se mostraba impotente en controlar a los maderos de Houston, era un día más en la oficina para Roy Oswalt, el vencedor del enfrentamiento (4-0, 2.48). En siete entradas de labor, el diestro ponchó a 7, permitiendo una carrera y seis imparables.

Uno de los más destacados por Houston fue Chris Burke, quien asumió hoy el left field luego de que se le concediera un día de descanso a Preston Wilson: se fue de 4-3, remolcando la cuarta anotación de los Astros en el primer episodio.

Boleto concedido a Everett con las bases llenas en el tercer capítulo representaría la quinta anotación; y en el episodio siguiente, Lance Berkman trae al home su vigésima remolcada del torneo mediante fly de sacrificio.

Jim Tracy trajo un total de cuatro serpentineros a la lomita; y la verdad es que a este bullpen le están aplicando una buena dosis de bateo: Luego de tres episodios fatídicos para Maholm (7.40 PCL), lo relevarían Ryan Vogelsong (7.71 PCL) y John Grabow (6.75), quienes admitieron una anotación cada uno.

Los Astros tuvieron una solvente demostración por parte de su bullpen, una tarea pendiente desde hace mucho, a pesar del descalabro de Mike Gallo, admitiendo jonrón de Freddy Sánchez en solitario en el octavo; lo que le costó su estadía en el partido. Luego Chad Qualls y Russ Springer se combinaron sin permitir mayores libertades a los bucaneros.

Capthta10704232110pirates_astros_basebal
Comparado con el fatal inicio del torneo pasado (8-9 en sus primeros 17 partidos y 3.5 juegos por debajo del liderato en su división), los Astros se enfilan en uno de sus mejores arranques en la historia de la franquicia, comparable a años como 1980 y 1986, y en ambos los siderales estuvieron presentes en la postemporada.

Ahora le toca enfrentarse a los Dodgers de los Angeles en una serie de tres encuentros antes de partir hacia Cincinnati.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s