octubre 2007

Luke Scott, a la expectativa

16102007103Quizá sea un hombre de pocas palabras, pero Luke Scott prefiere que su bate hable por él. Aquí en Venezuela, así lo ha hecho. Cuando debutó hace un par de años con los Navegantes del Magallanes, apenas era un prospecto con posibilidades de establecerse en la Gran Carpa.

Scott dejó impresionados a propios y extraños, con una actuación que no se le habia visto a pelotero norteamericano alguno en más de 20 años, desde que por motivos de la crisis económica que afectó al país, y de la cual nunca ha terminado de recuperarse, los equipos venezolanos dejaron de traer a estrellas importadas consagradas en Triple-A y Grandes Ligas.

Cuando encontramos a Scott, era apenas su primer día con el uniforme del Magallanes en esta temporada recién iniciada. Aún el manager Alfredo Pedrique no lo había colocado en el roster para el juego de esa noche, y por ello no podía dar una impresión definitiva del país ni de sus compañeros.

"Yo no he tenido tiempo aún ni de salir ni de jugar", nos comentó Scott, insistiendo en hablar un muy buen español. "Vamos a ver con tiempo, pero hasta el momento todo me ha parecido bien, he visto bien el país y a mis compañeros, pero todo con tiempo".

La paciencia y su humildad son cualidades que salen a relucir en su carácter, acompañados de un profundo sentido de religiosidad. Y apoya en su fe el lugar que pueda tener en los planes del nuevo Gerente General Ed Wade. "Aún no he tenido conversación con ellos, pero tengo claro que tengo que hacer mi parte y prepararme para hacer un buen trabajo, ir poco a poco y dejar todo en manos del Señor". "Siempre mis expectativas son de lo más alto, y me queda hacer lo mejor que puedo (..) Soy humano, y no soy perfecto".


@page { size: 21cm 29.7cm; margin: 2cm }
P { margin-bottom: 0.21cm }
–>

Puerto la Cruz, Venezuela, Octubre 16, 2007

16102007112

Una nueva temporada en Venezuela

16102007097_1 La asistencia al estadio Alfonso ?Chico? Carrasquel fue buena, más no un lleno total. Quizá el encuentro entre Venezuela y Argentina, en el cual la selección nacional tenía cifradas altas esperanzas luego de una histórica victoria ante Ecuador, fue el disuasivo que mantuvo a mucha gente en sus casas.

Pero ello no impidió que se viviera buen ambiente de béisbol en Puerto la Cruz, la oriental ciudad que alberga a los Caribes de Anzoátegui. Encontrarse con viejos amigos que sólo se ven tres meses al año,  el ver el campo listo. Aún más si consideramos que Puerto la Cruz estuvo a punto de quedarse sin pelota debido a un conflicto entre los accionistas del equipo, el cual se resolvió a días de comenzar la temporada.

16102007100
Carlos Zambrano estuvo dispuesto a recibir a los periodistas. Aunque se uniformó sólamente para lanzar la primera bola, el pitcher de los Cachorros de Chicago respondió las preguntas sobre su campaña en la ciudad de los vientos, una posible candidatura al Cy Young y afirmó ser incrédulo ante la llamada ?Maldición de la Cabra?.

A un lado nos encontramos con Luke Scott, quien estaba en el dugout de su equipo Magallanes. Respondió nuestras preguntas, y aunque no estaba en el roster del día, espera posar pie en el terreno y contribuir. Hablando en perfecto español, se afirmó expectante a las decisiones del nuevo Gerente General Ed Wade y, firme a su creencia, colocó todo en manos del Señor. Tiene muchas ansias de jugar en un país que lo albergó y le dio apoyo luego de su descomunal actuación con el Magallanes dos años atrás.

A %d blogueros les gusta esto: