octubre 2006

Maravilla invernal

FotojuegoSi ustedes creen que el béisbol termina con el último out de la Serie Mundial, están muy, pero que muy equivocados.

Ustedes ven, la pelota no termina nunca para mí. Tan pronto como las Grandes Ligas terminan la temporada regular, cambiamos de ambiente y nos preparamos para el béisbol invernal que se juega en varios países del Caribe, como Puerto Rico, la República Dominicana, México y Venezuela.

Como venezolano que soy, sé por experiencia propia lo maravilloso que es ir a un juego de Liga Invernal. Fue aquí donde me enamoré del béisbol, y tuve toda esa experiencia estilo "Campo de sueños" cuando niño: subir la escalinata del parque de pelota, y ver el verde y prístino campo con las rayas de cal recién pintadas alrededor de las bases.

Los fanáticos de mi país son únicos, son más ruidosos y apasionados de lo que llegarán a ser en los Estados Unidos. Me disculpan mis amigos norteamericanos, pero todo es un asunto cultural, y no hay nada malo en la forma que cada uno asumimos el béisbol. En los Estados Unidos, se va al estadio a ver el juego de pelota y pasarla bien. En Venezuela, se va a ver el juego y a una fiesta a la vez: se baila, se grita, se baila un poco más, se canta, se grita un poco más y que otras tantas cosas. ¿Alguna vez han visto a una banda de samba en las gradas en un estadio norteamericano haciendo vibrar a los fanáticos y motivarlos a cantar y bailar, como hacen los Tiburones de la Guaira, por ejemplo?

La fiesta nunca termina. Desde el primer pitcheo hasta el último. Las rivalidades cobran un nuevo sentido. Si no me creen, pregúntenle a los fanáticos de los equipos Caracas y Magallanes, un feudo tan amargo y metido en nuestra fibra cultural, que no tiene precedentes en ninguna parte del mundo. No creo que siquiera los fanáticos de los Yanquis y los Medias Rojas pueden decir que les llegan cerca.

El béisbol está en nuestra sangre. Y estaremos hablando de él sin parar durante los próximos cuatro meses. Los presentadores de los noticieros reconocerán sin ningún tipo de reservas a qué equipo ligan. El ochenta por ciento de aquellos que van a un juego lo harán usando la camiseta de su equipo favorito (y así lo harán en la calle también). Muchos comerciales de TV girarán en torno a la temporada. Los periodistas serán muy objetivos en su trabajo pero no seguirán la regla que hay en otros países de "no aplaudir en la sala de prensa". No. Aplaudirán y ligarán como cualquier otro fanático. Aquí siempre ha sido así y no habrá nada que lo cambie.

Es una atmósfera de béisbol como no hay en ninguna otra parte. Estaré pendiente de muchos prospectos de los Astros que van a jugar. Por ejemplo, los Leones del Caracas prometen al prospecto de lanzador Juan Gutierrez, quien tuvo récord de 8-4 con efectividad de 5.06 en Doble-A. El Magallanes (manejados por Alfredo Pedrique, adjunto al Gerente General Tim Purpura) tendrá muchos futuros Astros en su roster, y hay mucha especulación en torno al posible regreso a Venezuela de Luke Scott, quien destrozó la Liga el año pasado.

No podría terminar nunca tratando de describirles como se siente el vivir el béisbol invernal venezolano. Y no podría jamás hacerle justicia. Espero que un día ustedes lo puedan ver por sí mismos.

Cory Lidle

LidleComo la mayoría de nosotros en el mundo del béisbol, me encuentro consternado por los dramáticos acontecimientos de hoy. Cory Lidle no habrá sido el pitcher más brillante que haya pasado por las Grandes Ligas pero fue una persona que se mantuvo en su lugar al más alto nivel con un duro trabajo, y fue querido por sus compañeros de equipo y por todos quienes tuvieron la dicha de conocerlo.

Me encuentro entristecido por las noticias y creo unirme a los Astros y sus fanáticos al mandar nuestros pensamientos y oraciones a Cory, su esposa e hijo, y todos quienes han sido afectados por esta tragedia. He estado pegado a Headline News y CNN Pipeline por toda la tarde, y sentí un amargo sabor correr cuando nos enteramos que efectivamente una persona ligada a los diamantes, Lidle, era el propietario de la avioneta (y no podiamos evitar los paralelos a Thurman Munson)

No pudo ser

Y al final, no pudo ser. La derrota de los Astros 3-1 ante los Bravos significa el final de la temporada regular, y la coronación de los Cardenales de San Luis como campeones de la División Central del Viejo Circuito.

De verdad que a pesar de todo, han sido seis meses muy entretenidos y esta experiencia del blog ha sido increíble. A todos quienes nos leyeron, a quienes nos dieron esta oportunidad y quienes comentaron con nosotros, las mil gracias.

No me estoy despidiendo, más sí tomaré un receso obligado debido a motivos de salud (no se preocupen, estoy mejorando pero necesito mi reposo), y dentro de poco regresaré, un tanto para hablar de Liga Invernal y otro para analizar esta temporada de los Astros.

Hasta luego.

A %d blogueros les gusta esto: