abril 2010

Ni tan calvo…

capt.403a173a396c47f59d951ec8ad81450f-403a173a396c47f59d951ec8ad81450f-0.jpgSeñores, sus Astros de Houston han conseguido por fin, su primera victoria de la temporada 2010. Y también marca el primer post de nuestro blog en esta campaña. Estábamos esperando este momento, sin ningún tipo de causas que el poder poner en justa proporción como van las cosas para este equipo.

Ya Brad Mills consigue su primer triunfo como manager en Grandes Ligas, y los Astros pueden respirar un poco más tranquilos (eso sí, esperamos no tener que escuchar muy seguido la música que pusieron en el clubhouse previa al encuentro).

Bud Norris fue sumamente valioso, al tener una actuación de ensueño y maniatar a los Cardenales a apenas una carrera (sucia) y cuatro hits, ponchando a nueve; y ayudándose con el madero, empujando una anotación. Este es el Bud Norris que siempre nos han vendido, y es el que queríamos ver.

Sin embargo, no fue cuestión nada más del pitcheo. Como han sido tantos los casos, y no sólo en esta temporada, es la falta de ofensiva oportuna, más que los traspiés en el montículo, los que terminan dando los resultados adversos. Solamente Michael Bourn y Jeff Keppinger están montados en el potro de los .300, y Pedro Feliz, aunque ostenta average de .294, es el líder impulsor de esta franquicia con apenas…. cuatro rayitas en nueve encuentros.  J.R. Towles apenas tiene una empujada, y su promedio es un terrorífico .056.

Se requiere mucha pero mucha ofensiva para poder remontar la cuesta, y sin embargo, hoy dieron muestras de finalmente tenerla, quizás para liberar un poco del peso a Keppinger y a un Carlos Lee cuyo madero parece estar en el Polo Norte.

Esto lo decimos porque, si bien el staff de lanzadores de los siderales no han sido sumamente brillantes, han tenido eficiencia suficiente y han tenido salidas aceptables. Roy Oswalt tiene dos derrotas en su haber, concediendo cinco carreras en 12.0 entradas de labor, aún así tiene 3.75 en promedio de carreras limpias permitidas. Sólo Felipe Paulino (7.20) y Wandy Rodríguez (6.10) muestran efectividades escandalosas, sin embargo, aún están a tiempo de enmendar la situación.

Nadie está diciendo que las cosas van a mejorar por arte de magia; hay mucho trabajo por hacer, pero tampoco podemos redactar un epitafio a estas alturas de la campaña.

A %d blogueros les gusta esto: