febrero 2007

Ocs_signAyer nuevamente fuimos invitados a conversar un rato con Uri Berenguer en el programa Solamente Pelota de XM Radio. Si no lo han escuchado antes, lo invitamos a que lo haga. Son tres horas diarias de béisbol en español. Y la verdad, vuelan rápido.

Estuvimos por espacio de media hora, y para ser honestos, las preguntas que Uri nos hizo al aire no se fueron de nuestra mente, y más de 24 horas después, todavía bailan alrededor de la cabeza. Y es que, parecen simples, pero mientras uno más le da vueltas, menos uno consigue explicación.

Hemos estado leyendo los muy buenos trabajos que están haciendo Alyson Footer y Jim Molony en astros.com (disponibles también en castellano en, dónde más, astrosdehouston.com); y Joshua en Crawfish Boxes (esta foto es de su autoría). Nos dan una idea del ambiente que se está viviendo en Kissimmee.

Y es con este mismo espíritu, que abordamos nuevamente las cosas que Uri nos preguntó:

¿Le irá bien a Roy Oswalt este año con el nuevo rol de lìder del staff de pitcheo?

Ya sé lo que están pensando. No es solamente la consistencia, que ya la tiene. No son los números, que ya los muestra. Es algo más que su mera actuación en la lomita. Es el convertirse en mentor de los lanzadores nuevos (el posible caso de un Troy Patton, Matt Albers, Lincoln Holdzkom, etc, etc, etc), los recién llegados (Jason Jennings, Miguel Ascencio, Woody Williams) y los que ya conocen más o menos como se mueven las cosas (Fernando Nieve, Ezequiel Astacio). Ser el puente que una todas estas piezas.

Nada fácil pensar en Oswalt, un hombre demasiado reservado y callado, para cumplir ese rol. No es que ser callado y reservado sea un defecto, pero especialmente a nosotros los latinos, tenemos la imagen del bullero y desenfadado líder que mantiene todo junto. Pero no es menos cierto que Oswalt tiene el profesionalismo y además está muy consciente de su rol actual y futuro. Quién sabe. A lo mejor nos da una sorpresa.

¿Cómo se perfila la rotación hoy en día?

Un segundo aquí. Apenas tenemos pocos días desde que se reportaron los lanzadores y receptores al campo, con un grado de expectativa nunca antes visto, ¿y quieren que ya les de la rotación abridora para la primera semana?

Imposible. No sería honesto de mi parte, y en realidad, sería un ejercicio inútil el ponerme a inventar cosas de la nada y decirles como va a ser. Sinceramente creo que nadie lo sabe. Nadie tiene su puesto seguro para, al menos, la primera semana. Sería lógico en un principio pensar en una rotación conformada por Oswalt, Jennings, Williams y dos más a definir (pueden ser Nieve y Wandy Rodriguez).

O peor aún. No sabemos siquiera si Jennings y Williams estarán en ese puesto desde la primera semana. Lo estarán eventualmente, pero quizás no de buenas a primeras. En este momento, la rotación se ve como una obra en progreso y constante cambio. Me atrevo a pensar que así será en las primeras semanas de la nueva campaña.

– ¿Un pelotero de posición que marcará la diferencia?

Otra difícil. Podría ser Carlos Lee, de hecho, él está ahí con ese fin, darle un nuevo ritmo a la ofensiva hasta ahora poco productiva de Houston. O puede ser Luke Scott, que llegó en versión mejorada, corregida y aumentada al campo. O bien Chris Burke. Richard Hidalgo llegó para darle un matiz interesante al caso del outfield congestionado. Un hombre que ha vuelto a su mejor forma, cuidado si aún mejor que en su momento de brillo con los Astros en 2000, buscando con hambre una segunda oportunidad. Casi que un episodio de American Idol, sin el sadismo ni los malos cantantes.

El hecho es que hay tanta gente que no sabemos quien va a estar allí. Hasta Jason Lane y Morgan Ensberg tienen su oportunidad. Y este spring training tan competido debe sacar lo mejor de cada uno de ellos. Lo que lo hace tan divertido, por cierto.

¿Prospectos que podrían brillar?

Holdzkom. Patton. Pence. ¿Necesito seguir?

Bien difícil armar este rompecabezas del Spring Training. Y de verdad vamos a estar hablando de mucho y muchos por los próximos días.

– Fernando Nieve empezó a practicar y dice que se siente bien, después de la lesión que lo alejó de los Caribes de Anzoátegui en Venezuela.

– Héctor Giménez y Humberto Quintero no la tienen nada fácil: o hacen el equipo o tienen que ser puestos en waivers antes de ir a Triple-A. Ya no deberían estar más en las Menores, para ser justos. El caso es que Giménez viene con una tendinitis y si no muestra mejoría, pues el puesto de backup de Brad Ausmus no será para él.

– Phil Garner a sus lanzadores jóvenes: "No quiero que me impresionen por el momento".

Señal de partida

Captfldp10602161733astros_spring_basebalYa se reportaron los lanzadores y receptores al Osceola County Stadium de Kissimmee, en Florida. Todos con la excepción de uno, el pitcher José Rodríguez, ya están practicando. Rodríguez no ha podido ingresar aùn a los Estados Unidos por problemas para obtener su visa.

Luego de la primera práctica, se ve que hay muchas caras nuevas en el contingente: Miguel Ascencio y Jason Jennings, quienes provienen de la organización de los Rockies de Colorado; Jennings y Woody Williams son los que llaman más la atención. Jennings no debería ser intimidado por el Minute Maid Park, mucho menos luego de haber domado la bestia que es el Coors Field para cualquier serpentinero.

Captfldp11302162203astros_spring_basebalTambién hay muchos jovencitos que si bien no harán el grado luego de concluido el Spring Training, vale la pena verlos y darnos una idea de lo que son capaces de hacer; como por ejemplo Paul Estrada y Troy Patton.

Phil Garner está tomando notas desde el primer día, y quiere tener una idea de como sería la parte baja de su rotación, luego de Roy Oswalt y compañía. Todos tienen su oportunidad y no quieren desperdiciarla.

Hay que planificar, no se sabe en definitiva que decision tomará Roger Clemens al final.

Recarga

Pido disculpas por no haber escrito muy frecuentemente en los últimos días, pero también he aprovechado el tiempo para ponerme al día en algunos asuntos personales, y además tratar de recargar energías antes que comience la temporada de Grandes Ligas.

Aprovechamos luego de la victoria de los Tigres de Aragua en Venezuela de atender muchas cosas, y una de ellas (perdónenme) no fue precisamente la Serie del Caribe. No se me presentó la oportunidad en lo profesional de cubrirla, y a lo mejor voy a cometer un pecado por lo que voy a decir, pero le doy gracias a Dios por no haberlo hecho. No hubiera soportado en lo personal el tener que ver la actuación tan triste mostrada por el equipo de Venezuela, que no pudo revalidar su título del año pasado, hundidos en mal pitcheo, malas decisiones a la hora de correr las bases y una falta de remolque que raya en lo incomprensible.

El ambiente para el fanático en una Serie del Caribe es maravilloso, por lo menos así ha sido el caso en aquellas que he participado. Y tanta es la invitación a la fiesta que muchos peloteros parecen no poderla resistir. Existe la percepción que este torneo no es tomado en serio por muchos de sus integrantes. En lo personal guardo la creencia que el equipo que se tome en serio este compromiso, es quien vencerá al final. Así fue en Caracas en 2002 cuando ganó México. Uno veía que los mexicanos estaban comprometidos con su camiseta, que no dejaron de trabajar y practicar, llegando a la hora y cumpliendo a cabalidad con los requerimientos.

Y cuando uno lee declaraciones como las del manager de Venezuela Buddy Bailey al diario Líder, no puede sino bajar la cabeza en señal de vergüenza: "Las razones son muchas, pero la más importante es la falta de compromiso. Cuando haces este tipo de viajes y traes a tu familia o a cualquier otro tipo de acompañantes siempre te van a estar esperando para hacer algo, y eso descontrola. Es obvio que cuando se viene a un resort la gente cree que está de vacaciones, pero no es así, estamos en la Serie del Caribe?.

?Hasta los momentos, me siento decepcionado?. ?Para serte sincero, en estos momentos estoy viendo elementos que no están dando todo el potencial del que sé son capaces de dar?.

No tengo más que añadir. Mejor cambio de tema.

Fíjense que viene para los Astros un spring training bien competido e interesante.

Va a haber mucha gente compitiendo por puestos este año, lo que aumenta el interés de los aficionados en verlo. Fíjense que hay muchísimos invitados que no forman parte del roster, tal es el caso del venezolano Richard Hidalgo, que viene revitalizado de una muy buena temporada en su país. La competencia entre Hidalgo y hombres como Jason Lane para quedarse con un puesto en el equipo mayor va a ser feroz.

Nótese que los Astros no han declinado firmar a hombres como Lane y Morgan Ensberg, quienes cargan a cuestas unos inmensos signos de interrogación, no sabemos si Tim Purpura los usará como carnada para alguna negociación. Las posibilidades (y por ende las especulaciones) son infinitas.

Y será punto de atención Hunter Pence, quien viene de sorprendentes actuaciones en Ligas Menores y en el Torneo de Otoño de Arizona, hasta que fuera objeto de sanciones internas por su arresto debido a manejo bajo la influencia del alcohol. Debe demostrar que no le falta mucho para tener lo suficiente para mantenerse en las menores, y además dejar atrás en la mente de todos su infortunado incidente.

Todo ello en mente pensando que faltan más o menos 8 días para el inicio del Spring Training. Cuantas cosas por ver. Y eso que no mencioné mi interés por ver los progresos que deben mostrar los receptores Humberto Quintero y Héctor Giménez, por solo mencionar uno de los tantos tópicos que nos mantendrán ocupados.

A %d blogueros les gusta esto: