julio 2010

Esa parece ser la pregunta en la mente de muchos después que Cliff Lee, finalmente, encontró un nuevo lugar donde demostrar su calidad, lejos de la lluviosaSeattle.

No sorprende. Oswalt se convierte en la próxima pieza de pitcheo más apetecible que pueda haber en el béisbol mayor antes de que lleguemos al trading deadline.

capt.973e19313e7e4b129ee5e9ed6dca13fc-973e19313e7e4b129ee5e9ed6dca13fc-0.jpg

Podemos revisar cualquier cantidad de blogs y artículos en otras páginas Web y periódicos, con igual idea de la que yo tengo sobre la certeza del sitio a donde quedará el diestro (O sea, ninguna), y vemos que las conjeturas siguen a toda velocidad, sin importar que Oswalt saliera de acción con una dolencia que no parece ser de mayor relevancia, ya que estará listo para su próxima salida de acuerdo al reporte de astros.com.
Entonces, Yankees, Mets… todos suenan con alguna noticia. Y sí a la lógica por la cual Roy habría pedido su canje (ir a una escuadra ganadora) nos vamos, los Mulos de Manhattan tendrían la primera 
opción, por su posición actual y que, por descarte, los Rangers de Texas ya se hicieron de los servicios de un brazo de postín en Lee.
¿Qué piensan ustedes? ¿Roy O, se quedará o se irá, y de ser así, a dónde?

Volver a la esencia

capt.4762268c0ea844af8ef9774736ddd29b-4762268c0ea844af8ef9774736ddd29b-0.jpgHay algo interesante en la forma como Jeff Bagwell ha entendido su nueva labor como coach de bateo de los Astros. En unas recientes declaraciones conferidas al diario Houston Chronicle, el legendario Bagwell, imagen de la franquicia como el que más, expresó algo que quizás sea la razón detrás de su contratación, sustituyendo a Sean Berry, de quien no hay objeción alguna sobre su labor: “Hay una cierta forma en la cual los Astros de Houston juegan al béisbol, y quiero asegurarme que nuestros peloteros jueguen así”.

Es cierto. Si hay algo en lo cual los Astros se destacaron durante los años de gloria que los llevaron hasta a su primera (y única hasta el momento) Serie Mundial, es que los siderales se fundamentaban en dos herramientas: contacto y velocidad en las bases. Quizás no contaban con los toleteros con mayor poder del circuito (salvo Lance Berkman y en 2004, Carlos Beltrán), pero exprimían cada turno, mantenían amenazas a la hora de moverse en las bases, y eso daba sus resultados.

¿Pueden los Astros volver a esta forma de hacer las cosas, y con las piezas con las cuales se dispone hoy en día?

A %d blogueros les gusta esto: