junio 2008

Declaraciones de Ed Wade

A mediados de Febrero del presente año, iniciamos negociaciones con el representante del pitcher Agente Libre Shawn Chacón. Durante esas negociaciones, su agente expresó en más de una ocasión que Chacón tenía ofertas de otros equipos, pero que ninguno estaba dispuesto a darle una oportunidad como lanzador abridor. Fuimos claros con el agente (y en una conversación posterior con Chacón) que estábamos preparados para llevarlo a los Entrenamientos Primaverales y darle una oportunidad para competir por un puesto en nuestra rotación abridora.

En ningún momento dimos alguna garantía que sería insertado en la rotación durante toda la campaña. Bajo esas condiciones, Chacón firmó un contrato por un año con los Astros el 20 de febrero. Los invito a que revisen y lean las declaraciones hechas por ambas partes en ese momento indicando cuál fue el acuerdo con respecto a una oportunidad para ser abridor.

Chacón se ganó un puesto en la rotación abridora de los Astros y abrió la campaña con cinco salidas sólidas, compilando un récord de 0-0 y efectividad de 2.45. Sin embargo, desde su apertura del 30 de abril hasta su salida del 19 de junio, Chacón hizo 10 aperturas, con marca de 2-3 y promedio de carreras limpias admitidas de 6.66. En sus cuatro últimas salidas, su marca fue de 0-3 con efectividad de 9.35.

El domingo pasado, antes de nuestro encuentro contra los Rays de Tampa Bay en San Petersburgo, Cecil Cooper se reunió con Chacón y le informó que estaba siendo cambiado de la rotación al bullpen. No estuve presente en dicha reunión, pero estuve en el clubhouse antes y después del partido. El jugador no intentó hablar conmigo y le dio respuestas cortas y con palabras obscenas a las preguntas que los medios formularon con respecto a su remoción de la rotación.

En la tarde del domingo, el agente de Chacón llamó al Asistente al Gerente General con el fin de discutir el movimiento y le informó a David que Chacón quería ser canjeado a un equipo que le permitiese ser abridor. David le informó al agente que nuestra intención era la de tener a Chacón jugado un rol fundamental en nuestro bullpen, con la eventual posibilidad de regresar a la rotación abridora dependiendo de su actuación.

El martes en la mañana, respondí una llamada del agente reiterando el deseo de Chacón de ser canjeado a un equipo donde pudiese ser abridor y repetí lo expresado por David Gottfried dos días antes.

Luego de la práctica de bateo del miércoles, iba hacia el clubhouse cuando un representante de los medios me detuvo para decirme que Chacón le había informado que quería ser canjeado a un equipo donde pudiese ser abridor y le dijo que su agente nos había informado de sus deseos. Igualmente Chacón le dijo al reportero que aceptaría su liberación incondicional. Me presenté ante las cámaras con el reportero y reiteré nuestra posición que no teníamos interés en canjearlo porque sentíamos que podía ayudarnos de forma significativa en el bullpen y podría ganarse nuevamente un puesto en la rotación.

Después de la entrevista, fui a la oficina de Cecil Cooper en el clubhouse. Allí estaban Coop y el coach de lanzadores Dewey Robinson. Les informé de la entrevista y les dije que quería reunirme con Chacón para disipar tensiones. En ese punto, Dewey Robinson me informó que le instruyó a Chacón a lanzar una sesión de bullpen durante el juego del martes y que Chacón ignoró tal instrucción. Luego, en la parte baja del noveno inning con José Valverde lanzando para cerrar el juego. Chacón se levantó por iniciativa propia en el bullpen y empezó a lanzar. Basado en esta información, estaba aún más convencido que la reunión era necesaria, y le solicité a Coop que la preparara mientras subía a buscar algo en mi portafolios.

Cuando regresé a la oficina de Coop, Dewey y él estaban aún presentes. Coop me informó que Chacón se negaba a ir a su oficina para la reunión, diciéndole a Coop que no tenía nada que decirle y que no tenía interés en ir a la oficina. Le pedí a Coop si sabía donde estaba Chacon y Coop respondió que estaba en el comedor.

Me dirigí al comedor y le pedí a Chacón varias veces hablar con él. En cada oportunidad, se negaba a reunirse conmigo, y me dijo finalmente que si tenía algo que decirle, que lo dijera ahí mismo. Por ende, le dije que si quería que me dirigiese a él en frente de sus compañeros lo haría, y le dije que necesitaba darse una mirada frente al (mala palabra) espejo. Luego, y contrario a lo expresado previamente, no alcé mi voz al jugador, ni tampoco lo ofendí ni usé vocabulario obsceno dirigido a él. Chacón respondió con obscenidades y amenazas y se levantó de su asiento. Se acercó hasta el punto que nuestros pechos chocaron y luego me empujó al piso. Cuando intenté levantarme, me empujó por segunda ocasión, y allí intervinieron los jugadores y coaches. Luego de restaurarse el orden, le dije que estaba suspendido y eventualmente dejó el clubhouse. Luego sostuve una corta reunión con los peloteros.

Además de los incidentes que ya he mencionado, creo que es importante apuntar que el domingo 1o de junio, Chacón abrió un encuentro contra los Cerveceros en Milwaukee en el que concedió dos hits, dos boletos, golpeó a dos bateadores y admitió cuatro carreras en el primer inning. Cuando Dewey Robinson fue a la lomita para calmarlo, Chacón le dio la espalda y no aceptó su prsencia. Luego de completar el inning, Chacón se escondió en el clubhouse. Cecil Cooper entró a tranquilizarlo, pero eventualmente se vio obligado a sacarlo del partido. Chacón fue multado por Coop por dichas acciones.

Como organización, creemos que hemos tratado al jugador de forma justa. Su patrón de irrespeto y desafío a mi persona, el manager, el coach de pitcheo y más importante a la organización en general, nos condujo a tomar esta decisión.

Chacon liberado por los Astros

Será puesto en Waivers con el fin de darle su liberación incondicional. Si no es reclamado por esa misma vía para este lunes al mediodía, de acuerdo a las normas del Béisbol de las Grandes Ligas, su contrato será rescindido sin compensación.

Shawn Chacón siempre había sido considerado un pitcher temperamental. Los Astros le dieron una oportunidad y durante los entrenamientos primaverales había mostrado ser eficiente y por ello se ganó un puesto en la rotación.

Su actuación durante el último mes no ha sido la mejor, y la gerencia consideró moverlo al bullpen, quizá buscando que bajara un poco la presión y actuar por menos espacio de tiempo.

Lo ocurrido anoche que desencadenó en la suspensión indefinida de Chacón, su petición de buscar un nuevo equipo y hasta quizás el fin de su carrera como pelotero profesional (algo de lo que Chacón está consciente), no tiene explicación.

Esto es lo que Chacón le contó al Houston Chronicle, y ha sido rebotado por las distintas agencias de noticias:

“Me senté a comer y Ed Wade vino hacía mí y me dijo, “Necesito que vengas conmigo a la oficina,” dijo Chacón. “Yo dije, ¿para qué? No quiero ir a la oficina contigo y con Cooper, puedes decirme lo que quieras aquí. Y el respondió “Oh, ¿quieres que te lo diga aquí mismo?. Yo le respondí, “Sí”. No estaba gritando. Estaba calmado”.

“Empezó a gritar y a decir groserías”, dijo Chacón, “Estoy ahí sentado y le dije muy calmadamente, “Ed, necesito que dejes de gritarme”. Me paré y le dije “Mejor dejas de gritarme”. Me levanté. Continuó y me siguió gritando”.

Ahí Chacón expresó haber “perdido la paciencia” y “lo agarré por el cuello y lo lancé al suelo”.

Jamás en los cinco años que tengo siguiendo a los Astros para escribir aquí, había escuchado algo similar.

Dejaré que ustedes se formen su criterio. En lo particular, no sé si Wade se excedió o no en sus palabras hacia Chacón. Quizás ya había perdido su paciencia con él. Vamos a estar claros, un equipo de béisbol no es precisamente una fiesta de té para niñas, estemos de acuerdo o no con un comportamiento así. También se habla mucho de su comportamiento para con sus ex peloteros en Filadelfia.

Chacón simple y llanamente pudo haber esperado, callado, o que se yo. Nada de lo anterior justifica el haber tomado esa actitud tan violenta. Si él ya había llegado a su punto máximo de tolerancia, habían otras formas de tratarlo. Y ahora nos cuesta creer a Chacón después de reconocer que explotó de ese modo y trató a su jefe así.

En lo que respecta a Drayton McLane, reiteró su voto de confianza hacia Wade: “No podemos permitir la anarquía, no podemos permitir una rebelión. Si (Chacón) tuvo un deacuerdo con Cecil, debió haber tenido el valor de sentarse y hablar con él. Pues él no quería ir a la oficina de Cecil”.

De este incidente no hay nadie que salga con una cara limpia. A Chacón se le cuestionará su comportamiento y el por qué no corrige sus maneras, acabando con cualquier intención que se tenga hacia él, incrementando su historial de pataletas y mala actitud y comportamiento (sin contar el par de veces que salió positivo por consumo de marihuana en Ligas Menores). A Wade se le preguntará el por qué fue capaz de tomar semejante riesgo, que se le devolvió como un potente bumeran.

capt.64f49038080a44ee9be52ff6d56008c9.cardinals_astros_baseball_hta112.jpgEs difícil señores. No hay forma de endulzar esto. Los Astros han estado jugando pésimo béisbol, y la cumbre llegó este domingo, en la derrota contra los Cardenales de San Luis. Wandy Rodríguez, lo más aceptable que tiene la rotación, empezaba a mostrar signos de cansancio, y colocó gente en base, que llegó a anotar gracias a sendos errores de Michael Bourn y Ty Wigginton.

El caso es que los Astros cuentan con un pitcheo abridor deficiente, a lo que se suma el mal momento que vive Roy Oswalt, más la sequía ofensiva de muchos de sus integrantes. Lance Berkman esta teniendo la campaña de su carrera, más uno solo no es suficiente.

Ya J.R. Towles fue bajado a Triple-A y Cheíto Cruz fue cesanteado. Pero esto no bastará a menos que las cosas cambien, y con este pitcheo abridor dudo mucho que pueda pasar.

A %d blogueros les gusta esto: