agosto 2006

En saldo azul

Zyvyg3xaMuchas veces me he negado a indicar que una buena racha por la cual estén sufriendo los Astros es el "punto de viraje" que significa, por fin, el momento que voltea la tortilla y cambia la hasta ahora mala suerte del equipo sideral. Pero no podemos pasar por alto que Houston ha tenido, por fin (primera ocasión desde junio 13 pasado), un tour fuera del Parque Minute Maid con saldo positivo, de 4 victorias por 2 reveses.

Y los triunfos obtenidos, al menos en la serie contra los Diamondbacks de Arizona, fueron a palo limpio, en contraste a la escasa potencia ofensiva que los ha plagado durante toda la campaña.

Fueron en total 8 vuelacercas los conectados en el Chase Field en estos tres encuentros por los Astros, un giro de 180 grados. ¿Era sólo asunto que el equipo estuviera completamente saludable?

Por lo menos Morgan Ensberg ha mostrado síntomas de regresar a la forma que lo caracterizó el año pasado (que no siga disimulando sus dolencias, por favor). Desde su regreso el 1 de este mes, lleva promedio de .292, con cinco carreras anotadas, cuatro boletos y una impulsada.

Luke Scott igualmente ha marcado la pauta, y lo que ha hecho en los últimos días ha sido monstruoso. Sin contar la derrota del domingo 4-3 ante los Cascabeles, tenía average de .397, producto de 23 imparables en 58 turnos, con par de bambinazos y nueve remolcadas desde su regreso el 13 de julio. Mike Lamb, quien igualmente la botó hoy, a pesar que ha visto su tiempo de juego sensiblemente disminuido por la llegada de Scott y Ensberg, además de la adición de Aubrey Huff, aún mantiene promedio de .320. (No nos olvidamos del soberbio grand slam de Brad Ausmus).

Mención aparte merece Willy Taveras, destacado con su bate contra Arizona, y ese es otro cambio muy bienvenido: en estos tres partidos, tuvo promedio de .571, con 8 hits en 14 turnos, 2 impulsadas, un tubey y un cuadrangular, que acercó a los siderales en el noveno en el juego de cierre pero que no fue suficiente para voltear el marcador.

Ge3jngqi
¿Ustedes se dieron cuenta de como Fernando Nieve regresó en rol de relevista? Matt Albers fue bajado y Nieve regresó, mostrando una slider contundente y una recta de postín. Entre quienes presenciamos el juego nos dejó simplemente boquiabiertos. Fue un inning en el cual no permitió mayores libertades, y la verdad mostró que no tiene ya nada que hacer en Triple-A.

Tanta ofensiva tapó una actuación no muy satisfactoria el viernes para Roy Oswalt, quien otorgara 12 imparables y 4 carreras en 6 innings, aunque después de los traspiés de Chad Qualls, el bullpen supo amarrar a Arizona, con todo y la (muy usual para nuestro gusto) salida errática de Brad Lidge. El sábado, Roger Clemens hizo lo que mejor sabe hacer: tres carreras y ocho indiscutibles concedidos en siete entradas, y el domingo, Andy Pettitte tuvo sus momentos brillantes (abanicó a seis) pero simplemente no fue suficiente.

No quiero llamarlo "punto de viraje" pero el equipo está saludable y viviendo un buen momento. Ojalá dure mucho.

Dos de tres no es malo

YhdbwshbParece que fue en el siglo pasado la última ocasión en la que los Astros ganaron una serie en la carretera. Dos de tres en el Petco Park contra los Padres de San Diego en los cuales se demostro, cual verdad de Perogrullo, que este equipo cuenta con sólido pitcheo abridor y lo demás, el batazo oportuno, cuesta un poco en venir.

El martes le correspondió a Andy Pettitte tener una salida dominante, de esas que le ha costado un mundo obtener últimamente. Pero así lo hizo en seis sólidos episodios, en los cuales ponchó a 8 y Houston pudo vencer por la mìnima diferencia 1-0. Al día siguiente, fue la primera salida satisfactoria para Brandon Backe desde su regreso de la lista de incapacitados, y lo mejor de todo fue el apoyo ofensivo recibido, coronado por jonrones de Craig Biggio y Mike Lamb, con final de 7-1.

En el último partido de la serie, le correspondió la responsabilidad al novato Matt Albers, quien se mantuvo a la altura de la ocasión, hasta que otorgó una anotación en el cuarto capítulo, y tres más en el quinto, lo cual se debió a un traspies del novel lanzador.

A los Astros le falta mucho terreno por ganar, especialmente en una carrera por el comodín que aún se ve posible. Y esto es precisamente lo que necesita: empezar a ganar las series, y más especialmente las de la carretera.

A %d blogueros les gusta esto: